salud

¿Puede la forma de tratar a un bebé influir en su futura relación con la bebida o las drogas?

Antonio, 36 años, soltero. Un caso como tantos. Trabajo, exigencia, responsabilidad (tiene a su cargo un equipo de 15 personas), soledad y, paradojas del alcohol, un historial de bebedor social. De vez en cuando un escarceo con una mujer casada que contacta por las redes sociales. No es sórdido, pero si decepcionante. Un día, Antonio sale de trabajar tarde, pasa por un “veinticuatro horas”, se compra unas cervezas, bebe solo en casa, se le “calienta el piquito”, como dicen, y termina a altas horas de la madrugada de copas por ahí.